El trasplante capilar en la mujer

El trasplante capilar en la mujer es tan común como en el hombre. Conviene despejar esta duda cuanto antes, dado que son muchas las mujeres que acuden al Instituto Médico del Prado preguntando si ellas también son aptas para el injerto capilar.

Sí es cierto que hay aspectos que conviene tener en cuenta. Todos los tratamientos capilares también son válidos para mujeres y hombres, pero las causas de la alopecia pueden ser distintas y, por ello, unos pueden ser aconsejables y otros no. Vamos a descubrir estas diferencias en este post.

La alopecia femenina

Aunque culturalmente la calvicie se asocie más al hombre, lo que nos dicen los datos es que hasta un 30 % de las mujeres sufrirán alopecia en algún momento de su vida. Esta presenta características diferentes que en sus compañeros varones, incluso su clasificación es diferente.

Mientras que la calvicie en los hombres se clasifica según el método Hamilton-Norwood, en las mujeres se emplea la Escala Ludwig. La escala Ludwig se divide en tres estadios: pérdida de pelo o densidad capilar en la zona anterior central (1), debilidad del cabello en general y pérdida del mismo en la zona superior de la cabeza (2) y carencia de cabello evidente en la zona superior y coronilla del paciente (3).

Pincha aquí para ver nuestros resultados

En el caso de los hombres, la calvicie puede llegar a dejar únicamente una leve porción de cabello sobre las orejas y en la nuca, algo que en muy raras ocasiones ocurre en las mujeres.

El origen de la alopecia androgenética, el tipo más común en España, es el mismo que para los hombres. Se trata de una combinación de factores genéticos y hormonales que nos predisponen a perder el cabello de manera irremediable si no le ponemos solución. El proceso puede verse iniciado prematuramente o acelerado por causas externas como el estrés, una dieta desequilibrada o un accidente en la cabeza.

Es en los factores hormonales en los que las mujeres pueden verse perjudicadas en su salud capilar ya que, por ejemplo, durante el embarazo se producen cambios hormonales que pueden afectar a nuestro cabello.

Las soluciones a la alopecia femenina

La solución para la alopecia femenina varía en función del grado que tengamos de la misma. En el Instituto Médico del Prado contamos con diversos tratamientos con los que recuperar el cabello y aumentar la densidad capilar. Si eso no fuera suficiente, siempre podemos recurrir al injerto capilar.

El tratamiento más popular para el cabello es el PRP capilar. Consiste en la extracción de sangre de la paciente para obtener su plasma, su componente más rico en plaquetas. Las plaquetas son las encargadas de una buena circulación y, en consecuencia, atacan a la causa de la alopecia.

Con unas sesiones de PRP capilar podemos conseguir grandes resultados sin recurrir al trasplante capilar en mujeres. Pero el PRP capilar solo puede emplearse cuando hay cabello que recuperar, es decir, cuando el folículo está miniaturizado y no perdido. El PRP capilar también puede ser combinado con otros tratamientos muy efectivos como la mesoterapia capilar o la carboxiterapia.

El injerto capilar para mujeres

Pero cuando la alopecia está más desarrollada y no podemos recuperar los cabellos miniaturizados podemos recurrir al trasplante capilar. En el caso de las mujeres, se realiza exactamente igual que en los hombres. Eso nos lleva a una duda muy común: ¿es necesario rapar a la paciente para el trasplante capilar en la mujer?

Lo ideal para un trasplante capilar con extracción FUE e implantación DHI es rapar el cabello. Ahora bien, todos podemos comprender que la pérdida del pelo en las mujeres puede conllevar un malestar psicológico profundo.

Por eso, el Doctor Espinosa Custodio no rapa completamente el cabello cuando realiza un trasplante capilar en mujeres. En su lugar, tan solo se rasura la zona donante, un área de la parte trasera de la cabeza que se puede cubrir fácilmente con el resto del pelo para que sea inapreciable. Asimismo, tampoco rapa la zona receptora del cabello.

Esto es posible gracias a que en las mujeres es extremadamente raro tener que emplear muchas unidades foliculares. El Dr. Espinosa Custodio toma las mismas horas de cirugía que en un paciente hombre, pero tiene más tiempo para decidir cómo implantar cada folículo. Así puede encontrar el mejor lugar y decidir su posición, profundidad e inclinación. De esta manera los resultados siguen siendo naturales, incluso sin rapar.

Comparte esta noticia en:

Deja una respuesta

SUSCRÍBASE AL BLOG

Reciba noticias, promociones e información relevante sobre los servicios y tratamientos del Instituto Médico Del Prado.