Costras del trasplante capilar

La cirugía capilar es una operación mínimamente invasiva. Durante el mismo, la unidad folicular de la zona receptora es trasladado a la zona que sufre la alopecia. De este modo, el folículo volverá a crecer con una ventaja: no volverá a caerse. Las técnicas que utiliza el Doctor Espinosa Custodio, FUE y DHI, impedirán que queden cicatrices en el cuero cabelludo. Sin embargo, aparecerán pequeñas costras en el trasplante capilar tanto en la zona donante como en la receptora que se desprenderán con el tiempo.

Estas costras son el fruto de las pequeños cientos de incisiones que el doctor hace en la extracción o en la implantación de los folículos. En las primeras horas tras la cirugía, las heridas pueden ser más visibles, pero este efecto pasará con los días. Aún así, debemos seguir diferentes cuidados según la zona.

Las costras del trasplante capilar según la zona

En la zona receptora, normalmente las entradas o la coronilla, no debemos tocar ni mucho menos frotar durante los primeros días o semanas. Los folículos recién implantados deben asentarse en nuestra cabeza y recuperarse del estrés sufrido durante la intervención. Estas costras permanecerán durante unas semanas y, en gran parte de las ocasiones, son retiradas en una visita a nuestra clínica.

Caso distinto será el de la zona donante. Los cuidados y lavados que el Doctor Espinosa Custodio y su equipo explican tras el trasplante ayudarán a que la zona tenga una recuperación más rápida. Además, gracias al crecimiento de los folículos que quedan, el estado normal de la zona llegará mucho antes.

Para que todo siga un camino correcto y las costras sanen y caigan sin problema deberemos seguir todos los cuidados e indicaciones que el doctor Espinosa Custodio y su equipo nos refieran tras la intervención.

Preguntas frecuentes

¿Cómo debo cuidar las zonas afectadas en la cirugía?

Tanto la zona donante como la receptora tienen cuidados distintos. Para lavarla y cuidarlas, recibirás, tras la intervención, las pautas correctas en la clínica. Tanto el doctor Espinosa Custodio como su equipo te ayudarán y mostrarán cómo realizar tu primer lavado.

¿Puedo sufrir picores tras la intervención?

Después de someterse a un injerto capilar es posible que aparezcan picores tanto en la zona donante como en la zona receptora. Los motivos pueden ser diversos, desde simplemente normales por el proceso de cicatrización hasta una infección o una dermatitis de contacto. Por tal motivo, es muy importante que en las semanas siguientes a la intervención el paciente comunique al equipo médico cualquier circunstancia anormal para que el doctor lo evalúe y lo trate si fuese necesario.

¿Puedo retirar yo mismo las costras?

No, no es lo recomendable. Las costras que aparecen en la zona donante se caerán solas gracias a los lavados y cuidados que aprenderemos en la clínica unas horas después del trasplante capilar. En la zona injertada, por otro lado, es muy importante no tocar, rascar o frotar, pues se pueden desprender los injertos. En ese caso hay dos opciones, que se desprendan solas o que se retiren en una nueva visita a la clínica unas semanas después de la cirugía.

Si desea tener una cita con el Doctor Espinosa Custodio en el Instituto Médico del Prado, puede contactar con nosotros en el teléfono 912 468 664, en el WhatsApp 634 779 402 o en la página de contacto de nuestra web.

Comparte esta noticia en:

Deja una respuesta

SUSCRÍBASE AL BLOG

Reciba noticias, promociones e información relevante sobre los servicios y tratamientos del Instituto Médico Del Prado.


Loading